martes, 9 de junio de 2015

Intrahistoria (CXVIII): El caso Couso

Como pueden observar (¡observen, observen!), no hay un único tipo y color de sangre para todo el género humano. Todo lo contrario, futuros practicantes: se descubrió no hace mucho que no todas las sangres son iguales, ni siquiera remotamente parecidas, y que siempre depende y dependerá de quién las derrame.
Asegúrense de escoger bien a sus amigos, futuros practicantes.