lunes, 1 de junio de 2015

Intrahistoria (CXVII): La pitada al Himno Nacional

Hemos pensado en añadir por Ley los silbidos y demás descalificaciones pasionales a la melodía definitiva y oficial de este nuestro sacrosanto Himno. Fin del problema territorial, triunfo de la democracia occidental, de la política. De este modo - estamos seguros desde el Gobierno central - por fin será, de una vez por todas, el Himno de todos y de todas.
Les guste o no, por supuesto.