sábado, 27 de junio de 2015

Best-seller

Henchida de orgullo, la escritora preguntó a sus fieles lectores si estaban disfrutando de la lectura de su más preciada obra. Y los lectores, inclinados sobre sus respectivos ejemplares, fieles a la fuerza por los esparadrapos que tiraban de sus párpados, pudieron asentir gracias a que la escritora, dentro de la inmovilidad general que les había impuesto, permitió que sus cuellos se movieran.
Sabía que les iba a encantar.