sábado, 4 de abril de 2015

La picadura

A veces recuerdo con cierta nostalgia aquellos buenos tiempos en los que aquel, el otro, se molestó por mi llegada. Cómo intentó aplastarme. Claro que por entonces él aún tomaba las decisiones aquí, aún podía decirse que fue él el que lo intentó, que todo esto que hoy muevo yo antes lo movía él. Por entonces, sí, antes de la picadura.