lunes, 27 de abril de 2015

Autonomía

No le despierto (nunca se me ocurriría), pero sé que funciona, que escucha. Él duerme y yo le recuerdo susurrándole al oído que soy la mujer de sus sueños. Y tiene que funcionar, porque los días pasan y sigo aquí.