jueves, 9 de abril de 2015

La España Tronista (8)

Supe que todo empezaba a ir muy mal cuando mi hija ya no quiso ser astronauta o científica. Lo supe cuando dejó de salir de casa, cuando pidió poner cámaras aquí y allí, y que la grabáramos todo el día. Todo empezó a ir muy mal desde el mismo momento en que anunció que su madre y yo estábamos nominados, y que la audiencia decidiría qué sería de nosotros. Esa, dijo muy convencida, iba a ser toda la formación que necesitaría para el futuro. Y el tiempo le ha acabado dando la razón.