lunes, 30 de marzo de 2015

Remordimiento

Si cada noche legiones de noctámbulas cabezas inquietas humean y rompen correas y engranajes (a mayor desgracia e insomnio de sus propietarios) buscando la forma de arreglar este mundo, es sólo porque cada mañana al despertar ingenian con mucho menos esfuerzo la manera de reducirlo a cenizas.