jueves, 5 de marzo de 2015

La España Tronista (7)

Demasiado tarde, entendieron los ejecutivos, directivos y demás mandamases de corbata que, más que un dramático descenso de audiencias y publicidad, se encontraban ante un genuino homenaje a la revolución, ante un asalto a la Bastilla redivivo, cuando en el horizonte nocturno vieron aparecer las antorchas encendidas y los hierros al aire. Era la masa tronista que, colérica, estaba reclamando su soberanía, y a la que el mando a distancia se le había quedado pequeño para alzar y hacer ver sus reivindicaciones.
Sobre las cenizas de un canal de televisión, la masa tronista exigió la readmisión de su heroína popular, una concursante de uno de tantos formatos de telerrealidad a la que se había considerado injustamente expulsada.