domingo, 19 de julio de 2015

Chet Baker

Puede ser que no necesites dientes, ni lengua, ni boca; que te puedan fallar los dedos y, aún así, lo consigas, si es que tocas y soplas con un ventrículo del corazón, grandísimo genio cardiaco.