lunes, 27 de julio de 2015

Calor (4)

No es que esté pegado a tu piel, es que está debajo. Y allí se arrastra y se multiplica, incapaz de escapar por los poros. Es parte de ti, cándido y amoroso, e ignora lo que es el rechazo. Pero se entiende bien con tu piel tostada y humeante.