viernes, 23 de enero de 2015

La España Tronista (2)

Las crónicas cuentan que a principios de siglo se celebró con mucha algarabía el final de la monarquía, pero que no se previó el alzamiento de un nuevo sistema: la Monarquía Tronista. La tradicional y clasista monarquía al uso cayó por desuso, por mera indiferencia de los súbditos, que mostraron en cambio una irrefrenable pasión por la realeza en ciernes. Nuevos reyes y reinas eran constantemente aupados por la masa tronista, agrupada en torno a afinidades e idolatrías, solo para ser dejados caer a los pocos meses fruto de la desidia y la aparición de nuevos candidatos, igualmente idealizados por el género tronista, al que la fama breve le volvía también breve la memoria del derramamiento de sangre y lágrimas por el honor y virtud del antiguo adorado o adorada recauchutado o recauchutada.
Así las cosas y las sensibilidades del pueblo, la inestabilidad del Estado llegó a ser insoportable, pero las audiencias nunca fueron mejores.