martes, 11 de marzo de 2014

Intrahistoria (XXXI): Once de marzo

En un increíble y emotivo acto de reconciliación nacional, que provocó el desliz lacrimógeno de casi todos los presentes, los representantes de los dos principales partidos políticos se hicieron entrega mutuamente de las cuentas de cadáveres que, como buen ejemplo del indispensable juego político y democrático, cargaron durante los últimos años a la cuenta del otro.