jueves, 16 de octubre de 2014

Sube al maldito tren

Porque si sigues aquí, juro por todo lo que se pueda jurar que se me saldrán hasta los riñones y que vomitaré tanto acero que podría levantar un nuevo raíl, una nueva estación, un puto nuevo sistema de vías férreas.
Así que sube al maldito tren.