martes, 14 de octubre de 2014

El ególatra

No hacía otra cosa durante el día que mirarse el ombligo, actitud que todos consideraban naturalmente muy, muy censurable; pero también era cierto que temía desangrarse a raudales por él.