jueves, 18 de abril de 2013

María Dolores


« ¡En definitiva, compañeros: Puede pasar hambre, puede pasar frío, pero nuestro votante es siempre responsable! ¡Sois consumidores responsables! ¡Ciudadanos responsables! ¡Moriríais antes que convertiros en rémoras y parásitos de la Nación! ».
La dignísima política, al finalizar su enérgico y acalorado discurso, esperaba aplausos, vítores, ovaciones y algunas flores por parte de un teóricamente entregado auditorio, abarrotado de una fiel base electoral. Pero solo le recibió un incómodo y cortante silencio que no supo bien cómo encajar, ni tampoco explicar. La verdad era que su público finalmente había muerto de inanición durante el mitin, y la voluntad política siempre ha necesitado calorías.