miércoles, 26 de abril de 2017

Censura

Me llama deslenguado, y la culpa la tienen sus tijeras.
Obviamente, me he quedado sin nada que decir.