viernes, 22 de agosto de 2014

Intrahistoria (LXXVII): El alcalde de Valladolid y las mujeres

“Y así experimenté el más puro e indescriptible terror cuando aquel ser, la innombrable súcubo de pesadilla a la que algunos incautos han llamado mujer, avanzó hacia mí sin dejarme salida alguna, regodeándose de su posición de poder, consumiéndome y devorando poco a poco toda mi esencia. Cuando las puertas del ascensor se cerraron comprendí que nunca jamás será el diminuto ser humano capaz de comprender este mal preternatural y antiquísimo, más antiguo aún que el mismo hombre…”.