miércoles, 13 de enero de 2016

Propiedad privada

Habría querido decir: “¡Esa garganta es mía!”. Pero no tuvo oportunidad.
Entienden, ¿no? Le fue totalmente imposible.