martes, 8 de julio de 2014

Intrahistoria (LXVII): Brote de Ébola en África

El ilustre ponente del foro sanitario convocado a raíz de la rápida e incontrolada expansión del brote africano subió al estrado escoltado por un sepulcral y respetuoso silencio, y aclaró su garganta antes de comenzar su exposición, revestida toda ella, como el resto del acto, de la debida solemnidad, acorde a la urgencia que había motivado la reunión de notables.
«La situación es gravísima, señores», comenzó, sin querer demorarse en pormenores innecesarios. Y continuó: «A decir verdad, y dicho de un modo llano, la cosa está muy negra».
Surgió entonces una oleada de risas y aplausos por parte de los asistentes, que celebraron con gran algarabía y festejo una ocurrencia que muchos habían considerado con anterioridad, como poco, probable.
«Lo ha dicho, lo ha dicho», se comentó, entre lágrimas saltadas y palmadas al hombro.